Puteros

Puteros

España es un país de puteros. No lo digo yo, lo dicen todas las estadísticas año tras año. O libros de investigación extraordinarios como "El putero español". España ocupa el primer lugar en Europa en cuanto a consumo de prostitución. Aunque haya posturas que nieguen la veracidad de las cifras u otras que afirmen que se quedan cortas. Solo hay que tener los ojos abiertos al ir por las carreteras españolas. O leer los anuncios por palabras de la prensa nacional, comarcal o local. Mirar en las ofertas de internet:  entre los pisos de segunda mano y los carpinteros económicos, alguna señora o docenas de ellas se ofrecen (voluntariamente o no ¿quién lo sabe?) al mejor postor. 




Ir de putas: ocio, negocio y violencia machista

No sé en otros países pero en España "ir de putas" es un acto de ocio. El putero español está bien clasificado. Los hombres van de putas como van de cacería, van a jugar al pádel o van al fútbol: para socializar. Por eso, lo más común, no es ese putero del imaginario que va a buscar una puta para que alguien le escuche o porque su "santa" no le da lo que quiere. O que pide a una puta lo que no pediría a su mujer porque su mujer es "decente". Por supuesto que los habrá. 

Lo más común para la socialización de un putero son los grupos de hombres jóvenes, maduros, de todas las edades que acaban despedidas de solteros, noches de juerga, negocios lucrativos, ascensos en la empresa "yéndose de putas". Ir de " paseo, vacaciones, compras, parranda, cañas, vinos, tapeo, fiesta, concierto, putas... No es de extrañar que el castellano tenga cientos de palabras para designar a una puta y algunas docenas para los puteros o que putero esté tan mal definido. La puta es hipervisible, el putero invisible. Shhhh, no perjudiquemeos su sagrado derecho a hacer lo que quiera, cuando quiera, sin dar cuentas ni ser expuesto. Los putos, al parecer, ni están (solo dos palabras) ni se les espera. Las puteras no existen. Siglos de práctica social tenían que quedar necesariamente plasmados en el idioma. 

Estamos en un mundo donde el cuerpo de las mujeres es una parte más del comercio lícito, y de forma natural la oferta obedece a la demanda. Este sistema está diseñado y perfeccionado a lo largo de los siglos para que ningún deseo masculino quede sin satisfacer. Porque, no nos engañemos, cuando hablamos de prostitución una y otra vez no hablamos solo de si hay o no un derecho a prostituirse, estamos hablando en realidad, del derecho paralelo y consecuente: si tú tienes derecho a vender es porque otro tiene el derecho de comprar. 


Putas, ocio, negocio y violencia machista
Decir que las mujeres tienen el derecho a venderse es ocultar que los hombres tienen el derecho de comprarlas.
Y es ese supuesto derecho a comprar cualquier cosa que satisfaga un deseo masculino el que hace que la trata de mujeres para la prostitución sea ya uno de los negocios más lucrativos para las mafias de todo el mundo. Si quiero el último teléfono inteligente y lo quiero ya , si quiero una mujer ¿por qué no tenerla ya?

Dejemos de hablar de putas, empecemos a poner el foco en los puteros

Por ese motivo estoy tan harta de esconder las necesidades, o los simples deseos, de los puteros tras los derechos de las putas. ¿Me pueden nombrar algún otro derecho que las mujeres hayamos ejercido desde siempre, en mucha mayor proporción que los hombres  y sin tener que pelearlo arduamente? ¿O por qué he escuchado, leído, o visto chistes de mujeres hegemónicamente "normales" cuyo resumen sería algo parecido a "a mal venir me meto a puta" y nunca es un hombre blanco, hetero de clase media quien lo ve como una posibilidad remota de supervivencia siempre presente en casos de desesperación extrema? 

No voy a hablar aquí de la legalización o no de la prostitución, puesto que en España la prostitución no es ilegal. No voy a rebatir algo que ya se ha rebatido de forma extraordinaria por mujeres como Beatriz Gimeno o Ana de  Miguel. No pretendo hablar por nadie. No voy a dar argumentos a favor o en contra de regular o abolir la prostitución. He trabajado con putas y ninguna llegó a la prostitución de forma voluntaria, lo que no quiere decir que no las haya. Lo que no creo que haya en la misma proporción es puteros forzados. Camiones de hombres acarreados para ser obligados a "mantener relaciones sexuales con prostitutas". Encerrados bajo llave hasta que no echen sus polvos diarios.

Lo que quiero es cambiar el foco. Si esto se trata de un negocio ¿quién paga? y sobre todo: al final ¿quién gana? Me atrevo a asegurar que no serán las putas.

Recibe El blog de Especialista en tu mail

María S. Martín Barranco
@generoenaccion


Comentarios

  1. España es un país de puteros... y España es un país de putas. Unas venden, otros compran. No veo que hay de malo en ello, y que conste en acta que yo NO SOY putero.

    No soy putero, pero no me creo en disposición de juzgar a personas adultas que, en el ejercicio legítimo de su libertad, acuerdan una relación sexual previo pago de una cantidad de dinero.

    A diferencia de ti y de la ideología feminazi oficial, que juzgáis y condenáis a los puteros, a la vez que absolvéis a las putas. Doble rasero se le llama a eso.

    Si se trata de mafias, de explotación de mujeres en situación de indefensión (ej: extranjeras sin papeles) o de menores de edad, que la ley y los jueces actuen, juzguen y si tienen que condenar, condenen con el máximo rigor. Pero cuando se trata de personas adultas que ejercen de forma libre y voluntaria, respeto para lo que hace cada uno y nada de juicios parciales y subjetivos aderezados con moralina progre.

    Los puteros compran un servicio por el que pagan, y que no es precisamente barato, pero que disfrutan y les hace sentir bien. Las putas cobran por el servicio prestado y pueden disfrutar a cambio de un nivel de vida superior al de la mayoría de mujeres... y hombres.

    No defiendo ni a las putas ni a los puteros, simplemente respeto lo que cada uno haga de forma voluntaria. Nadie obliga al putero a irse de putas y a pagar por un servicio, como nadie obliga a la puta a serlo, y a prestar el servicio a cambio de un pago.

    Somos adultos y por lo tanto, responsables de nuestros actos, pero también libres para dirigir nuestra vida por donde nos dé la gana, dentro del respeto a los demás y a la ley. Y que yo sepa, tanto ejercer la prostitución como acudir a una prostituta son servicios absolutamente legales. O prostitutos... que también los hay. O puteras... que también las hay, aunque sean menos. Si juzgamos y condenamos, que sea a todos/as por igual, no sólo al hombre putero, eterno opresor, y pongamos siempre a la mujer como víctima del malvado hombre machista agresor, violador, putero, asesino y no se qué más. Que no todo se explica con vuestras teorías de la opresión machista del patriarcado. Esos son cuentos para descerebrados.

    Al menos una mujer sabe que, si le hace falta y está dispuesta a hacerlo, puede ganarse la vida vendiendo servicios sexuales. Un hombre no puede hacer eso, aunque quiera. Ley de la oferta y la demanda.

    Quizá por eso hay muchas más mujeres que hombres ejerciendo la prostitución. Y quizá por eso también la mayoría de los mendigos y sin techo son hombres. La diferencia es que estos hombres no tienen un "teléfono de atencion" al que llamar, o un observatorio del hombre. También estaría bien hablar de esa realidad, en lugar de juzgar sólo a unos y victimizar a otros por sistema.

    Un saludo a las putas y a los puteros que ejercen su actividad dentro de la libertad y el respeto a la otra persona.

    Y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Juan Lopez,
    hasta en la última coma, ha calcado mi pensamiento.
    Muy bien expuesto el asunto.

    ResponderEliminar
  3. cOMO ENTIENDO ME ACABA DE LLAMAR PUTERO VOY AL JUZGADO A DENUNCIARLO SEÑORA FEMINAZI.
    EL SEÑO ES COMO UNA DROGA YA QUE LIBERA DOPAMINA Y OTRAS SUSTANCIAS. cUALQUIERA QUE PILLEN PASANDO DROGA LE CAE LA EL PULPO, A LAS POBRES PUTAS NADA, NO LES QUE NI EVASION DE IMPUESTOS ES DE RISA. Es EL UNICO MERCADO QUE SANCIONAN AL COMPRADOR Y NO HACEN NADA AL VENDEDOR TANTA IGUALDAD QUE QUERIES ASUMIR LA CULPA QUE NO TODAS LAS PUTAS SON FORZADAS A TABAJAR HAY MUCHAS QUE LO HACEN POR EL PODER ADQUISITIVO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si reconoces, aunque sea implícitamente, que haces uso de los servicios de prostitutas eres un putero. Te guste o no. Si utilizas a una prostituta para realizar tus deseos de dominación y "superioridad" sobre una mujer, además de ser un putero eres un machista. Si, además, contribuyes a la explotación sexual de las mujeres y no tienes el menor reparo con ello, eres un putero machista y explotador. Si también tienes pareja eres, además de todo lo anterior, un malnacido.

      Y por concluir, si resumimos todas tus acciones citadas lo que eres, realmente, es un personaje lamentable que debe someter a una mujer para demostrarse a sí mismo que tiene poder. Lo que no eres, y eso tenlo claro, es un hombre.

      Ahora, si quieres, te espero en la puerta del juzgado de guardia para que me interpongas la correspondiente denuncia. Las risas de la persona encargada de tramitarla no me las pierdo por nada del mundo.

      Eliminar
    2. Voy a contestar con mi nombre y apellidos por dos cosas: no me da miedo ni tengo que esconderme.

      Te voy a revelar una serie de cosas que ni siquiera sabes de ti: si estás reconociendo implícitamente que usas los servicios de prostitutas, eres un putero. Si con ello estás favoreciendo la trata y explotación de mujeres, además de putero eres un explotador. Si debes pagar a una mujer para someterla y tener la sensación de poder y que te diga lo bueno que eres en la cama, eres un putero explotador y machista, valga la redundancia. Si crees que tienes el derecho de tener relaciones sexuales y por eso pagas por ellas, eres un putero explotador, machista y malnacido.

      En resumen, eres un ser lamentable que no ha tenido un desarrollo sexual sano y, lo peor, es que busca cualquier excusa para justificar su desviación. Lo que no eres, y espero que te quede claro, es un hombre.

      Y ahora, si quieres, te espero en el juzgado de guardia y me interpones la correspondiente denuncia, que las risas de la persona encargada de tramitarla no me las pierdo. Payaso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Debido a la insistencia de determinados machistas aburridos, nos hemos visto en la obligación de administrar la moderación de entradas. Este blog no publica ningún comentario que contenga enlaces. Lamentamos las molestias para el resto de participantes. Gracias por vuestra comprensión.